ALOPECIA NO CICATRICIAL

Sufrir alopecia no cicatricial, a pesar de no sonar especialmente bien, puede ser lo mejor en cuanto a caída de cabello. Vamos a contarte en qué consiste, cómo detectarla, cómo tratarla y, por supuesto, comprenderás porque hemos afirmado lo anterior.

¿Qué es la alopecia no cicatricial?

La alopecia no cicatricial es aquella que, en cualquiera de sus tipos (androgenética, areata, difusa, traumática…), resulta no ser definitiva, pudiendo volverse reversible si el paciente recibe los tratamientos específicos para ello, siempre considerando, por supuesto, las causas que han llevado a su desarrollo.

Ello se debe a que los folículos pisos, aunque se encuentran dañados por diversos agentes y motivos, no han cicatricado como fallecidos por así decirlo, es decir, siguen vivos, en una especie de estado latente, y pueden mejorar tratándolos adecuadamente.

¿Quieres recuperar tu pelo? ¡Tenemos la solución perfecta para ti!

Síntomas alopecia no cicatricial

Los síntomas se corresponden al tipo de calvicie que se presente. Esto es, si es de tipo androgenética tendremos un cuadro sintomatológico que incluirá pérdida de pelo selectiva en hombres y difusa en mujeres. Si es causada por otra enfermedad los síntomas dependerán de esta, por ejemplo, la calvicie por dermatitis incluye enrojecimiento, descamación, eritema…

Esto es, los síntomas son idénticos a los que se dan en los diferentes tipos de calvicie si esta fuese cicatricial, eso no cambia.

Lo que sí es diferente es lo que no podemos apreciar a simple vista, lo que hemos comentado sobre el folículo, algo sólo perceptible por profesionales y bajo máquina de estudio.

Causas alopecia no cicatricial

Sus causas son las mismas que las de la alopecia cicatrizal y difieren, como es lógico, según el tipo de calvicie que se padezca. La areata aparece con el estrés, la traumática por maltrato del cuero cabelludo y los folículos, la difusa puede deberse al seguimiento de un tratamiento médico, a un trastorno en la alimentación… En definitiva, hay que diagnosticar el tipo para, a partir de este, poder trabajar sobre los posibles factores que han propiciado la caída del cabello.

Tratamiento alopecia no cicatricial

Nuevamente, el tratamiento para curar la alopecia no cicatricial dependerá del motivo por el que el pelo esté cayendo, es decir, las causas que acabamos de mencionar.

Será en función de estas que un tratamiento puede ser tan diverso como inyectarse plasma rico en plaqueta, aplicarse lociones, diseñar una dieta, abandonar malos hábitos, tomar diversos fármacos, aplicar radiofrecuencia…

Es por este motivo que resulta tremendamente importante, además de conseguir diagnosticar que se trata de una caída de cabello reversible, estar seguro del tipo de calvicie con la que hemos dado, de manera que el tratamiento escogido sea adecuado pues, en ocasiones, incluso, dando prescripciones e indicaciones apropiadas para una circunstancia estamos empeorándola si no la hemos diagnosticado adecuadamente.

Como ves, la alopecia no cicatricial no difiere, a simple vista, de la que sí lo es, de manera que de ambas encontramos los mismos subtipos. La diferencia, como hemos comentado es que la que tratamos hoy puede ser reversible si se trata a tiempo y de manera adecuada.

¿Quieres saber más?

Ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos sin compromiso
× ¿Tienes alguna duda?