Beneficios del aceite de coco en el pelo

Cuidar nuestro pelo es algo que a todos nos preocupa y que, en mayor o menor medida, tratamos de hacer lo posible para conseguirlo. En este caso queremos que conozcas los beneficios del aceite de coco en el pelo para que te animes a utilizarlo.

Tres formas en las que el aceite de coco es beneficioso para tu cabello

Todo experto capilar debe saber que el aceite debe estar líquido para aplicarlo por lo que, si está en estado sólido o semi, tendrás que darle un golpe de calor de unos pocos segundos.

Dicho esto te dejamos con tres beneficios del aceite de coco para el pelo que te van a encantar y que puede que te sorprendan.

Aceite de coco para cabello seco

Comenzamos con el uso que más se le atribuye y que posiblemente ya conocías, su aplicación a modo de mascarilla para tratar la sequedad.

Como la mayoría de los aceites, este cuenta con una enorme capacidad para nutrir. Además, es conocido su poder regenerativo. Esto hace que obtengamos resultados a largo plazo, consiguiendo un mayor brillo y una considerable suavidad. Además, los resultados también son inmediatos, es decir, conforme retires el producto de tu cabello te darás cuenta de que este se encuentra en un estado mucho mejor.

Lo único que tienes que hacer es:

  1. Aplicar el aceite de coco líquido en las partes secas de tu cabello.
  2. Peinarte por completo para que este trabaje a un profundo nivel.
  3. Mantener el aceite durante varias horas en tu cabello. Puedes, incluso, dormir con él si te cubres para no manchar la ropa de cama (no olvidemos que se trata de un aceite y sus manchas son prácticamente imposible de sacar).
  4. Enjuagar por completo.

Aceite de coco para la caspa

Este ingrediente es de los más efectivos a la hora de tratar los episodios de caspa y poca gente lo sabe.

  1. En este caso, el aceite debe ir a parar al cuero cabelludo, siendo secundario que lo apliques por el pelo.
  2. Hazlo aplicándolo, en la ducha y con este mojado, en círculos, realizando movimientos suaves, de manera similar a como si te estuvieses lavando.
  3. Mantenlo durante 10 minutos y enjuaga abundantemente para que no quede ningún resto.
  4. Aplica un champú anticaspa comercial para lavar habitualmente.

Vas a conseguir crear un extra de dificultad para que la piel muerta se caiga a montones y, además, se facilita la limpieza usando este producto.

Aceite de coco para la calvicie

Finalmente, nos encontramos con que una de las magníficas propiedades del aceite de coco es que nos ayuda a combatir la alopecia, además de ser un buen producto para lavarse el pelo después de un transplante capilar.

En este caso, su actuación en conjunto con otro aceite, el de ricino, será el secreto para conseguir este impactante resultado.

  1. Humedece tu cabello.
  2. Toma una porción de aceite de coco de unos 20 o 30 ml y mézclalo con tres o cuatro gotitas de aceite de ricino.
  3. Aplica la mezcla en el pelo húmedo de raíz a puntas pero tratando de no empapar el cuero cabelludo (a no ser que también tengas caspa).
  4. Péinate.
  5. Espera durante una hora.
  6. Enjuaga por completo.
  7. Lava tu pelo usando un champú suave.

El pelo se nutre, fortalece y regenera, por lo que es más difícil que se caiga. Además, esta aplicación verás que también sirve para peinar el cabello, lo que, sin duda, también favorecerá el tratamiento de trasplante capilar al no tener que pegar tantos tirones. Por otro lado, saber que es un producto que estimula que los folículos crezcan.

Aunque el primer y evidente efecto de injertarse pelo se da a nivel estético, es indudable que mejora tu autoestima después de un implante de cabello. Esto es algo que no dudamos en afirmar, y bien en alto, porque hemos sido testigos del avance de cientos de pacientes que, conforme pasan los meses, contactan con nosotros simplemente para contarnos cómo les va y para volvernos a agradecer el haber cambiado su vida; tal cual.

Un cambio a mejor lo mires por donde lo mires

Un cambio físico

Evidentemente, ponerse pelo supone, con el paso de los meses, un cambio a nivel físico en nuestro cuerpo. Los folículos trasplantados siguen desarrollándose y el crecimiento y engrosamiento de los nuevos cabellos se va dando poco a poco.

Si has leído nuestro artículo sobre la evolución del injerto, sabrás que a partir del tercer mes ese grosor ya es manifiesto, acercándose, cada vez más, el resultado a su proceso final.

Otro tirón importante se da a partir del quinto mes, donde el pelo vuelve a ganar grosor y su longitud ha aumentado considerablemente. Además, nos encontramos con que, en este punto, ha aumentado la naturalidad, pudiendo ya hacerte una idea de cómo será el resultado final.

Como ves, no hay que esperar mucho para notar un cambio a nivel estético, unas modificaciones que se dan físicamente en nuestro cuero cabelludo.

El cambio psicológico

Sin embargo, esta modificación estética, en la práctica totalidad de los casos, viene determinada por un malestar psicológico que tiene el paciente. Puede ocurrir que él mismo se vea poco agraciado, que haya sentido rechazo por parte de una persona cercana, que su alopecia haya sido un condicionante para no conseguir un empleo… Pueden pasar muchas cosas y cada uno es dueño de su historia. Sin embargo, podemos decir que nadie se hace un injerto de cabello por aburrimiento, siempre hay un motivo detrás que se relaciona con nuestra autoestima.

Esas diferentes situaciones vividas nos hacen mella, haciendo que nuestra autoestima baje y que perdamos confianza en nosotros mismos.

Por si esto no fuese poco, existen incluso círculos viciosos relacionados con la alopecia. Un ejemplo claro es la ansiedad. Padecer este trastorno termina por hacer que perdamos nuestro cabello y, a su vez, nuestro nuevo aspecto y sus consecuencias, nos producen más ansiedad. Entrar en uno de estos círculos es muy peligroso pues la recuperación es muy difícil a nivel psicológico, pero es mucho peor para nuestro cabello, que podría, incluso, mantener una caída desmedida y no recuperarse nunca.

Pocas soluciones hay a esto más allá de atajar el problema a tiempo, antes de que todos los folículos se atrofien, y utilizar los que tenemos sanos para realizar un trasplante. Sólo de esta manera conseguiremos que nos crezca pelo sano.

Mejora de la autoestima

Lo primero que sentimos, a nivel psicológico, cuando vemos los resultados del implante, es que estamos recuperando el control sobre nuestro cuerpo. Cuando el pelo cae sin control, nos sentimos impotentes porque nada de lo que hacemos funciona. Esto hace que nos terminemos por considerar inferiores, incapaces de controlar las situaciones y que, por ello, nos dejemos manipular; es un sentimiento horrible con unas consecuencias devastadoras que, con el injerto de pelo, desaparecen.

A los pocos meses, como decíamos, los brotes de cabellos largos y gruesos y su aspecto mucho más natural que hasta el momento nos ayudan a empezar a recuperar esa confianza que habíamos perdido tiempo atrás. Además, la autoestima aumenta cuando nos vemos más guapos (suena superficial pero es la verdad) y, más allá de eso, cuando comprobamos que hemos cambiado, superando una mala situación.

Así, poco a poco, todo aquello que nos habíamos olvidado de hacer (salir a bailar, hacer amigos o incluso buscar trabajo) vuelve a nuestra mente y, poco a poco, comenzamos a probar si la intervención ha sido un éxito en este aspecto. Los resultados positivos en estas interacciones son esenciales para el paciente, quien se siente nuevamente un individuo más de la sociedad, no alguien relegado por una característica física. Además, la superación de la situación hace que la persona, por lo general, afronte su nueva vida con más ánimo, con una nueva y positiva predisposición; el cambio es realmente increíble.

Percibirnos de esta manera tan positiva va a servir para reforzar nuestro amor propio, esencial para hacernos respetar y para que, por empatía, también deseemos respetar a los demás y tratarlos educadamente. Así, nuestras relaciones se vuelven positivas y nuestro entorno deja de ser, poco a poco, tóxico y destructivo para nosotros.

¿Tienes el pelo débil? ¿Seco? ¿demasiado delicado? Seguro que entonces te encantará conocer los mejores consejos para lucir un cabello sano en verano. Toma nota porque siguiéndolos vas a notar un importante cambio.

Tips para lucir el pelo sano en verano

No te pierdas estos 7 consejos que harán que tu cabello se vea precioso aunque haya grados de más en el ambiente.

Aliméntate bien

Siempre debes alimentarnos de manera equilibrada, incorporando todos los grupos de alimentos en nuestra dieta. Si bien, si buscas darle una especial atención al pelo, opta por aumentar el consumo de proteínas, vitamina D y grasas saludables como las de los frutos secos.

La biotina y la vitamina E también son esenciales en este aspecto. En cuanto a minerales, no olvides el cinc, que está directamente relacionado con la pérdida de cabello.

Hidrátate

El cabello, al igual que el resto de nuestro organismo, necesita estar hidratado para ser más flexible, no resecarse y, en definitiva, estar sano. Por ello, es esencial que tomes, cada día, como mínimo, un vaso de agua por cada 8 kilos de tu peso.

Es decir, si pesas 64 kilogramos debes beber 8 vasos de agua. Esta cantidad debe aumentar si realizas mucha actividad física o si te sometes a tratamientos de deshidratación como la sauna, bronceado, etc.

Productos de cuidado capilar

Puesto que durante el verano lo que más nos afecta es la sequedad, procuraremos hidratar también desde fuera. Para ello, nada mejor que usar serums de aceites como el aceite de argán o de almendras y elixires que combinen ácidos grasos.

Éstos, además, facilitan el peinado, dan brillo y algunos incluso se usan como protectores y revitalizantes, que además de mejorar el aspecto, evitan en gran parte la pérdida del cabello.

Protégete

El sol, el cloro, la sal y la arena son enemigos de la cabellera. Esto es algo universal que ya sabías. Lo que hay que hacer es tratar de protegerte de estos agentes en la medida de lo posible.

Usa gorros o gorras, úntate protectores y selladores que impidan el paso de estos, ponte gorro de goma en piscinas, spas y ese tipo de zonas, si llevas el cabello largo trata de recogerlo para que entre en contacto con dichos agentes en la menor proporción, mójatelo antes de entrar a zonas de agua clorada o salada para que no absorba estos compuestos, etc.

En definitiva, siempre que puedas, pon un “muro” de por medio entre los agentes agresores y la melena.

Date un cortecito

Pasa por la peluquería y pide que te quiten algún centímetro (o muchos si lo llevas largo). Además, puedes optar por un vaciado en las zonas donde tengas mucha cantidad.

Esto hará que elimines un extra de cabello debilitado y seco, lo que hará que te quedes con una alta proporción de cabellos sanos, captadores de nutrientes.

Visita una clínica

Si crees que no es suficiente o tu cabello es especialmente delicado, no lo dudes y acude a una clínica capilar. En ellas, los expertos realizan tratamientos personalizados con productos y técnicas escogidos específicamente después de analizar tu pelo y tus características.

Y si estás pensando hacerte un implante capilar, puede que durante tus vacaciones sea un buen momento.

Dale un respiro

Por último, si quieres lucir un cabello sano en verano, te aconsejamos que huyas de secadores y electrodomésticos similares. El calor reseca y daña. Si tienes que usarlos, hazlo siempre a la temperatura más baja y aplicándote antes un protector térmico de alta calidad.

Deja un comentario

× ¿Tienes alguna duda?